Destilación de crudo

Para poder producir gasolina, diésel, combustible de aviación y aceite combustible a partir de petróleo crudo, primero se debe descomponer el crudo en sus componentes. Esto se consigue en las refinerías de petróleo mediante un proceso de destilación: primero, se calienta el crudo en un horno tubular con presión atmosférica a unos 370 °C, provocando su evaporación. El vapor de petróleo crudo se transfiere a una torre de destilación (denominada «torre de rectificación»), en la que el vapor se eleva y se enfría. A continuación, diversos hidrocarburos se condensan a distintos niveles en función de sus puntos de ebullición, por lo que pueden extraerse de manera separada.

En los procesos de destilación atmosférica nunca se superan los 400 °C porque, de lo contrario, los componentes del crudo se podrían degradar («agrietamiento»). No obstante, a estas temperaturas no se puede lograr una separación total, por lo que en la base de la torre queda una mezcla de restos de hidrocarburos con puntos de ebullición elevados: el denominado «residuo atmosférico».

Este líquido residual se somete a una segunda destilación al vacío. A una presión reducida (vacío aproximado de entre 10 y 50 mbar), el punto de ebullición de la mezcla es más bajo, lo que propicia una mejor separación a unas temperaturas solo un poco más altas. El proceso permite separar los siguientes productos de alta calidad:

Gasóleo de vacío, destilados de cera y residuos de vacío como producto intermedio para un nuevo procesamiento.


Las bombas de vacío de tornillo COBRA y las bombas de vacío de anillo líquido Dolphin se utilizan para la destilación al vacío del petróleo crudo. Dependiendo de la aplicación, también pueden usarse junto con bombas de vacío roots Panda o con eyectores de vapor.

¿Quiere saber más?
Póngase en contacto
con nosotros directamente (Busch Argentina):
+54 (0)11 43 02 81 83 Formulario de contacto

Standard News

Últimas noticias