Reducción de emisiones de CO2 y costes de funcionamiento mediante el suministro de vacío centralizado

Hamburg, Germany La empresa Peter Mattfeld & Sohn GmbH sacrifica y procesa hasta 1200 medias canales de cerdo y 100 cuartos de vacuno al día. Los productos cárnicos se cortan siguiendo los requisitos de los clientes o se envasan como productos estándar y se venden a clientes de toda Alemania.
Foto 1: La empresa Peter Mattfeld & Sohn GmbH tiene su sede en las instalaciones del mercado mayorista de carne de Hamburgo. Foto: Peter Mattfeld & Sohn GmbH
Foto 1: La empresa Peter Mattfeld & Sohn GmbH tiene su sede en las instalaciones del mercado mayorista de carne de Hamburgo. Foto: Peter Mattfeld & Sohn GmbH

En su calidad de primer matadero con certificado CE de Hamburgo, Peter Mattfeld & Sohn también mantiene un compromiso con el ahorro de recursos y la producción sostenible. Una auditoría de gestión energética realizada en 2010 motivó la decisión de sustituir el suministro de vacío de las máquinas de envasado individual por un sistema de vacío centralizado Busch, mucho más eficiente energéticamente. Este cambio redujo las emisiones de CO2 en 20 toneladas al año, lo que representa un enorme beneficio para el medioambiente. Al mismo tiempo, los costes de funcionamiento se redujeron en 8100 euros al año. 

La empresa Peter Mattfeld & Sohn GmbH (fig. 1), que ya se encuentra en su tercera generación, está ubicada en las instalaciones del mercado mayorista de carne de Hamburgo. Antes era una agencia de venta de medias canales de cerdo y de vacuno y se ha desarrollado para convertirse actualmente en una empresa con 150 empleados. El sacrificio de medias canales de cerdo y cuartos de vacuno sigue siendo un área de negocio importante de Peter Mattfeld & Sohn, y una de sus especialidades es la carne de ternera nortealemana. El mercado de alimentos frescos para mayoristas, las importaciones de carne al por mayor y la producción artesanal de comida preparada son otros tres pilares de su negocio. Su amplio segmento de negocio y su gama de productos también explican la complejidad de su base de clientes. Además de la industria alimentaria general, entre sus clientes también se cuentan los mayoristas y las empresas de catering comunitario de las clínicas y sectores de catering de toda Alemania. 

Peter Mattfeld & Sohn ya participó en el proyecto «Unternehmen für Ressourcenschutz» (empresas para la protección de recursos) de la Ciudad Hanseática de Hamburgo en 2009 y también es un socio medioambiental de Hamburgo.
El problema que motivó la decisión de cambiar el sistema de vacío fue el hecho de que las bombas de vacío existentes en las tres máquinas de envasado por termoformado y una máquina envasadora de campana, con su radiación térmica y aire de escape, calentaban innecesariamente el aire ambiente que se enfriaba hasta los 9 °C. Esto hacía que fuera necesaria energía adicional para refrigerar el aire de las áreas de producción. Para Kai Mattfeld, director ejecutivo, estaba claro que iba a recurrir a Busch Vacuum Solutions, reconocido especialista de la generación de vacío durante el envasado. Busch le ofertó un sistema de vacío centralizado que fue instalado en una sala separada de las áreas de producción refrigeradas. El vacío en las envasadoras de campana individuales se evacua en dos fases para poder optimizar frecuencias de ciclo máximas en las líneas de envasado. En cada caso, se ajusta el diferencial de presión crítico. De este modo, se alcanza una evacuación lo más rápida posible y se obtiene un tiempo de ciclo lo más rápido posible en cada máquina de envasado. Una línea circular para el bajo vacío de la primera evacuación y una línea circular para el vacío medio de evacuación hasta alcanzar la presión de envasado conectan las máquinas de envasado con el sistema de vacío. Las válvulas de inversión con sus unidades de control correspondientes están montadas en las máquinas de envasado o en el cuadro de control situado junto a ellas. Estas válvulas controlan la transición de un nivel de vacío bajo a un nivel medio.

Para las máquinas de envasado por termoformado, el vacío se suministra a través una bomba de vacío. Esto garantiza que la lámina previamente calentada se adapte al molde y adopte la forma deseada. Por un lado, se necesita esta separación en diferentes bombas de vacío, ya que las funciones de moldeo y sellado requieren diferentes niveles de vacío y, por otro lado, porque se requiere un caudal inferior para la evacuación en dos fases de la envasadora de campana. Un depósito de vacío para cada nivel de vacío (bajo, medio y de formado) permite mantener la presión del envasado en un nivel constante, aunque todas las máquinas de envasado estén trabajando simultáneamente. Además, este pulmón garantiza que el vacío se aplique de inmediato a las campanas de vacío cuando sea necesario. El sistema de vacío centralizado es completamente automático: activa módulos de vacío individuales si se necesita un mayor nivel de vacío y/o los desactiva si la demanda de vacío es menor. 

Las ventajas del sistema de vacío fueron evidentes poco después de instalarlo. La energía utilizada para refrigerar las salas de producción pudo reducirse, porque ya no había ninguna bomba de vacío instalada, evitando así las emisiones térmicas no deseadas en las salas refrigeradas. El sistema de vacío recién instalado necesita menos bombas de vacío que las que requería anteriormente la solución descentralizada. Esto ya generó un mayor ahorro energético. Por otro lado, las bombas de vacío individuales son apagadas automáticamente por la unidad de control del sistema de vacío, si el nivel de vacío de los depósitos de vacío puede mantenerse con el caudal reducido. Las bombas de vacío de las máquinas de envasado, por otro lado, funcionaban en modo continuo desde que se conectaba la máquina de envasado hasta que se apagaba. Kai Mattfeld dice que algunas bombas de vacío siempre estaban en funcionamiento continuo desde muy temprano por la mañana hasta muy avanzada la tarde, tanto si las máquinas estaban envasando como si no. 

 


Foto 2: Vista parcial de la central de vacío de Peter Mattfeld & Sohn. Foto: Busch Dienste GmbH

La fiabilidad operativa era un criterio importante cuando Kai Mattfeld adquirió el sistema central de vacío. Gracias al diseño modular del sistema de vacío y la subdivisión en los niveles de vacío bajo, medio y de formado, una bomba de vacío auxiliar puede tomar el relevo de una bomba de vacío en caso de fallo. Por consiguiente, el fallo de una bomba de vacío no tiene ningún impacto en el envasado, ni en términos de calidad ni de velocidad. Esto garantiza la máxima fiabilidad operativa del suministro de vacío a las máquinas de envasado. Además de la alta fiabilidad operativa, esto también tiene la ventaja de que las tareas de mantenimiento pueden llevarse a cabo durante el funcionamiento, ya que es posible desconectar bombas de vacío individuales del sistema de vacío y realizar su mantenimiento mientras el sistema central de vacío sigue funcionando. 

Peter Mattfeld & Sohn ha firmado un acuerdo de mantenimiento con Busch. Esto garantiza que todas las tareas de mantenimiento regular se realizan a su debido tiempo y de modo profesional por un precio fijo. Varios años después de ponerla en marcha, Kai Mattfeld sabe que su decisión de centralizar el suministro de vacío fue la correcta: ¡desde un punto de vista económico y para proteger el medioambiente!


Categorías
¿Quiere saber más?
Póngase en contacto
con nosotros directamente (Busch Perú):
+51 (1) 266 - 5346 Formulario de contacto