Una serie interminable de paneles ligeros - El vacío soporta procesos de producción continuos

Una serie interminable de paneles ligeros - El vacío soporta procesos de producción continuos

Un proceso continuo para la producción de paneles ligeros está abriendo nuevas oportunidades, y no solo para el paddling urbano. El vacío desempeña una función importante en la formación de los elementos.
Onak-Foldable-Canoe-3px.jpg

Las calles están atascadas, el metro y los trenes de cercanías están abarrotados; en las horas punta de ciudades como Ámsterdam, Austin y Macao, la gente mira las vías fluviales que rara vez se usan: ¡ojalá tuviera un barco ahora mismo! Hace poco, han podido lograr este sueño con relativa facilidad y a un precio asequible. La empresa belga Onak ha desarrollado una canoa que se fabrica principalmente a partir de un solo panel de plástico. Esta se puede plegar hasta convertirse en un carro del tamaño de una maleta mediana que se puede transportar posteriormente. Una vez desplegada, en pocos minutos se transforma en un barco en toda regla.

Las estructuras de nido de abeja proporcionan más soporte

El secreto de esta innovadora embarcación es su material, un panel sándwich con un núcleo de nido de abeja hecho de polipropileno (PP). Como su nombre indica, su interior recuerda a una colmena. Las paredes de los hexágonos proporcionan la estructura, mientras que el gran número de cavidades entre las celdas y las capas exteriores hacen que el panel sea excepcionalmente ligero.

Precisamente estas propiedades son las que han hecho que se utilicen paneles similares en las industrias aeroespacial y de carreras durante años. No obstante, el proceso de producción convencional es bastante complicado porque las capas exteriores e interiores se producen por separado y luego se unen entre sí panel a panel.

Hace poco tiempo, el Dr. Jochen Pflug de la Universidad de Lovaina desarrolló una técnica para producir estos paneles de panal en un solo paso en un proceso continuo. Luego, fundó las empresas EconCore y ThermHex para tener la licencia de la tecnología y para utilizarla para producir paneles de manera ininterrumpida, respectivamente.

Formas y pliegues

Durante la producción de los termoplásticos del núcleo en forma de panal, una matriz de lámina plana dirige el plástico maleable directamente desde la extrusora a un tambor para embutición rotativo bajo vacío. El nombre refleja el principio de funcionamiento: la superficie del tambor está diseñada para crear las paredes de la mitad de las celdas de nido de abeja. El vacío dentro del tambor atrae el material caliente a través de un gran número de orificios en la superficie y dentro del molde correspondiente. El mecanismo rotativo permite una salida continua.

Como parte de un proceso sofisticado, las dos mitades del panal se doblan y se unen para crear una celda de panal completa. Durante la misma ejecución, se pueden laminar diferentes capas exteriores en la parte superior. Estas capas pueden ser de plástico, chapa metálica u hojas orgánicas reforzadas con fibra. Estas últimas pueden deformarse en una fase posterior y convertirse en unidades funcionales como ojos, asas o soportes utilizando la tecnología de moldeo por inyección. Los paneles de núcleo de nido de abeja se utilizan para cualquier cosa que requiera elementos ligeros, lisos y estables. Además de las canoas para remo urbano, que podría ser la próxima gran tendencia, también podrían utilizarse para los cascos de grandes yates, remolques para camiones, componentes de carrocerías de vehículos, construcción residencial o góndolas para aerogeneradores.

La naturaleza tiende a ser económica. Por eso, las superficies suelen ser círculos y los cuerpos suelen ser esferas, tanto contenido como sea posible con un mínimo en el exterior. Cuando se disponen muchos círculos uno al lado del otro, se eliminan los inevitables huecos: el círculo se convierte en un hexágono y la esfera en un panal. No sabemos con seguridad cómo las abejas saben que esta estructura es la más económica en términos matemáticos y cómo forman ángulos exactos de 120 grados cuando construyen sus colmenas. Lo que sí sabemos es que estos insectos crean la estructura tridimensional más estable posible con su «tecnología» utilizando la menor cantidad de cera posible. Los humanos han adoptado este patrón en la biónica estructural y lo utilizan para innumerables elementos estáticos.


Suscríbase al boletín "World of Vacuum"
Suscríbase hoy mismo y manténgase al día de las novedades del mundo de la tecnología de vacío.

SUSCRIBIRSE