El aspecto perfecto para el salpicadero - La laminación bajo vacío consigue superficies de alta calidad

El aspecto perfecto para el salpicadero - La laminación bajo vacío consigue superficies de alta calidad

Los coches no son solo productos de ingeniería, también evocan emociones. Para garantizar el confort de conductores y pasajeros, sus interiores se diseñan con superficies atractivas. El vacío utilizado para garantizar una laminación perfecta se genera muy a menudo con productos Busch.
Dashboard-car-2.jpg

La era de los coches preconfigurados pasó hace tiempo. Además del motor, el chasis y los sistemas de asistencia, los compradores pueden elegir su propio interior en función de sus gustos personales. Asientos calefactados, sistemas de sonido sofisticados, tapicerías y tratamientos de superficies se seleccionan cuidadosamente para que los pasajeros se sientan como en casa en sus desplazamientos, cada vez más largos.

Los materiales de alta calidad transmiten una sensación de bienestar

Los plásticos desempeñan un importante papel en los interiores. Son ligeros, pueden ser firmes o flexibles según la necesidad, y se les puede dar prácticamente cualquier forma. Dominan la mayoría de las superficies en el compartimento de pasajeros, incluso en muchos modelos de alta gama. La era de los plásticos baratos terminó, esta sustancia se ha convertido en un material versátil, ahora también utilizado en productos de lujo. Desde el salpicadero hasta el panel de la puerta, determina la apariencia del interior del coche.

Los elementos instalados suelen contener al menos dos plásticos distintos. Un componente de sustrato moldeado hecho de un material específico posee las propiedades mecánicas requeridas. Este componente se recubre con una lámina muy similar a materiales como el cuero más exclusivo, pero que a la vez es extremadamente robusto. El sustrato y la lámina se combinan mediante un proceso de laminado.

Adherencia estable

La laminación tiene lugar con un sistema de laminación y consiste, básicamente, en un tipo de unión adhesiva. No obstante, la lámina se debe colocar a la perfección sobre el componente, incluso aunque la forma sea muy compleja. No puede haber ninguna burbuja de aire entre las capas. La adherencia debe durar tanto como el coche. Para conseguir esto, se utiliza vacío durante el proceso de laminación. Muchas instalaciones de producción utilizan soluciones de vacío de Busch para estos procesos. El vacío elimina cualquier gas o aire atrapado. La presión atmosférica del exterior presiona la lámina con gran fuerza, pero de manera completamente uniforme, contra el componente. Si se utiliza resina sintética como adhesivo, esta también se distribuye de manera uniforme. De este modo, el vacío garantiza que los materiales se unan a la perfección.

En las máquinas de laminación con procesos de varias etapas, las bombas de vacío con control integrado pueden contribuir a conseguir eficiencia energética en el funcionamiento. Para este tipo de dispositivos se define un punto de ajuste de presión. El control ajusta permanentemente la velocidad de rotación para adaptar el rendimiento de vacío a la demanda en constante cambio. En comparación con las bombas de vacío sin control, el consumo energético se puede reducir drásticamente. Busch ofrece una gama completa de soluciones de gran eficiencia.
 

Los elementos que actualmente se hacen de plástico, antiguamente eran tableros de madera, literalmente. Hace siglos, la palabra «salpicadero» designaba un tablero que protegía a los conductores de carruajes de la suciedad de la carretera que podía «salpicarle». El conductor también podía reposar sobre él los pies durante los viajes largos. Esto último también es posible con los salpicaderos modernos, pero no se recomienda durante el viaje.


Suscríbase al boletín "World of Vacuum"
Suscríbase hoy mismo y manténgase al día de las novedades del mundo de la tecnología de vacío.

SUSCRIBIRSE