Calidad de envasado superior - El envasado al vacío ha transformado el sector alimenticio

Calidad de envasado superior - El envasado al vacío ha transformado el sector alimenticio

Una tecnología que ha llevado la conservación de productos alimenticios a otro nivel y que alimenta a personas en todo el mundo.

Desde el principio de los tiempos, el ser humano siempre ha intentado desarrollar nuevos medios para conservar la comida. El secado, curado, adobado en vinagre o miel, así como el ahumado son algunos de los métodos tradicionales que se han utilizado durante miles de años. En épocas más recientes, algunos ingeniosos inventores consiguieron preservar la comida en latas o frascos de vidrio. Sin embargo, todos los métodos anteriores tienen sus desventajas. Algunos alteran la consistencia o el sabor de los productos y la comida congelada necesita una cadena de frío que no se rompa, lo que implica un suministro de energía constante.

El vacío elimina las bacterias

El envasado al vacío no presenta ninguna de las anteriores desventajas. En función del producto, puede ampliar el periodo de conservación en semanas o incluso meses sin afectar a la calidad. Gracias al vacío, las vitaminas y el resto de ingredientes importantes se conservan perfectamente, ya que no reciben calor ni se oxidan. También aumenta el tiempo de conservación de los productos que requieren una refrigeración constante como la carne fresca. Si hablamos de comida congelada, el envasado al vacío triplica e incluso cuadriplica el tiempo de conservación y evita las quemaduras por congelación. Los productos envasados al vacío cuentan además con otra ventaja ya que no se secan ni reducen. El peso del producto que llega al consumidor es el mismo que el que tenía cuando se envasó.

Las ventajas del envasado al vacío se consiguen gracias a la ausencia de aire, así como la humedad que contiene. La mayoría de las bacterias y moho no pueden sobrevivir sin oxígeno ni humedad. Por este motivo, el vacío contribuye de manera significativa a la higiene de los productos alimenticios. El envasado en atmósfera protectora (MAP, por sus siglas en inglés) ofrece ventajas similares. La técnica consiste en llenar el envase con gases inertes como el nitrógeno y el dióxido de carbono que también mantienen los productos secos y evitan el desarrollo de microorganismos. De la misma forma que en el envasado al vacío, se absorbe el aire dentro del envase antes de añadir el gas inerte. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) considera que el envasado al vacío y el envasado en atmósfera protectora son métodos clave para evitar el deterioro de los alimentos.

Carne, quesos y café

El material de envasado consiste generalmente en películas de poliamida o polietileno y composite. Son materiales que se sellan herméticamente para ofrecer un almacenamiento MAP o de vacío duradero. Algunos de los primeros productos que se envasaron al vacío fueron el queso, las salchichas y la carne. Desde entonces, el envasado al vacío se ha convertido en un estándar dentro del sector.

Por ejemplo, la distribución del café molido nunca hubiera sido posible sin el envasado al vacío. Esto se debe a que los granos de café pierden el sabor muy fácilmente. Aunque no estén molidos, los granos pierden el aroma con el tiempo, se oxidan y absorben fácilmente humedad y aromas externos. Todos estos efectos negativos se multiplican cuando hablamos de café molido. El envasado al vacío logra mantener el sabor del café y permite que la calidad de los granos se conserve a lo largo del tiempo. Gracias a sus incontables ventajas, el envasado al vacío cada vez gana más terreno dentro del sector alimenticio.

Aparición del envasado al vacío

El concepto surge alrededor de 1960. Sin embargo, la tecnología de vacío de la época no cumplía con los requisitos específicos del sector del envasado. Las bombas de vacío de aquel entonces eran demasiado grandes y poco adaptables. El Dr. Karl Busch se percató de este problema y en 1963 desarrolló la bomba de vacío de paletas rotativas Huckepack, específicamente para dicha aplicación. La nueva bomba de vacío se podía montar en la máquina de envasado y suministraba el vacío necesario con una velocidad y fiabilidad perfectas. Poco después, le siguió la R 5, una versión más compacta que se podía instalar directamente en las máquinas de envasado de los fabricantes. Fue la R 5 la que marcó un antes y un después en la historia del envasado al vacío; incluso hoy en día, sigue siendo la bomba de vacío más utilizada dentro del sector del envasado de alimentos.


Suscríbase al boletín "World of Vacuum"
Suscríbase hoy mismo y manténgase al día de las novedades del mundo de la tecnología de vacío.

SUSCRIBIRSE

¿Quiere saber más?
Póngase en contacto
con nosotros directamente (Busch Colombia):
+57 (1)3 09 92 12 Formulario de contacto