Suministro de Vacío Centralizado para un Envasado Fiable y Eficiente

Maulburg, Germany Westfleisch es una de las mayores empresas alemanas de industria cárnica, con nueve plantas de producción y un volumen de negocio de 2.500 millones de Euros.
Sistema de vacío centralizado Busch en el centro de procesado de carne Westfleisch en Erkenschwick

El centro de producción que Westfleich tiene en Erkenschwick ocupa un área de 135.000 m2, donde se sacrifican entre 30.000 y 40.000 cerdos por semana. Se facturan semanalmente entre 800 a 900 Tm de productos cárnicos, principalmente embutido crudo, embutido cocido y jamón. Las extensas áreas de producción están equipadas con un sistema centralizado de vacío Busch, el cual da servicio a 30 líneas de envasado, en diversos edificios. Para Westfleisch esto representa la solución de vacío más económica y fiable.

Westfleisch fue fundada en 1928 como una cooperativa ganadera y, en la actualidad, es una de las principales empresas del sector en Alemania y Europa. Más del 40% de la producción se exporta a más de 40 países. Más de 4.000 granjeros son contratados para la cría de cerdos, vacas y terneros, lo que permite a Westfleisch mantener registros detallados sobre el origen, la seguridad y la calidad de sus productos en toda la cadena de producción. La venta al consumidor final se realiza a través de comercios de alimentación. El grupo Westfleisch emplea a cerca de 1.900 trabajadores y su administración central está ubicada en Münster, Westfalia. Nueve centros de producción llevan a cabo el sacrificio, despiece, procesado y operaciones de acabado. La primera centralización de vacío Busch se instaló en la planta de producción de Erkenschwick a principios de 1990. La planta de Westfleisch en Erkenschwick emplea actualmente a más de 1.000 trabajadores, en un sistema de dos turnos de cinco días por semana aunque, si es necesario por la demanda estacional, se trabaja también algunos sábados. Un tercer turno lleva a cabo las operaciones de limpieza de la planta.

La continua expansión de la capacidad de producción, las posteriores ampliaciones, las medidas de reestructuración y la estricta separación de las áreas de carne cruda y cocida ("Zonificación") justificó una segunda instalación de suministro centralizado de vacío. En 2013 Westfleisch decidió que estos dos sistemas, situados a algunos cientos de metros de distancia entre ellos, debían ser reemplazados por una única central. El nuevo sistema debía ser equidistante a fin de minimizar la longitud de tuberías hacia todas las líneas de envasado de ambos edificios.

La experiencia previa en otras plantas de Westfleisch, con tecnología de vacío Busch y suministro de vacío centralizado, había sido positiva por lo que se optó por una solución Busch que cumpliera con todos los requisitos.

Busch diseñó el sistema de forma que, en las 30 líneas de termoformadoras, los tiempos de ciclo fueran lo más cortos posibles. Las cámaras de envasado se evacuan en dos tiempos con una rápida respuesta a la presión, reduciendo al mínimo el tiempo de ciclo. Esto significa que una parte del suministro centralizado está formado por bombas de vacío grueso las cuales generan en el envase un vacío previo de 50 mbar.

A la señal, una válvula conmuta el suministro de vacío medio, bajando la presión hasta dos o tres mbar. Esta no sólo es la forma más rápida para alcanzar la presión final en el envase, sino que también es la más eficiente. Esta alta eficiencia es el resultado de las relativamente pequeñas bombas de vacío de paletas rotativas Busch R 5 utilizadas para la generación de vacío grueso. El suministro de vacío medio la proporcionan boosters Panda, controlados por variadores de frecuencia, que se activan una vez se ha logrado el nivel de vacío grueso.

Otro módulo suministra vacío a 160 mbar a las estaciones de termoformado. El vacío se usa para convertir, dentro del molde, el film de plástico en una bandeja.

El sistema centralizado de vacío Busch está diseñado para ser ampliado: pueden instalarse módulos adicionales para cubrir un futuro incremento de la demanda. Fue necesaria una ampliación a comienzos de 2015.

Desde esta ampliación, a comienzos de 2015, el sistema de vacío centralizado consta de un total de 18 bombas de vacío de paletas rotativas y boosters de lóbulos rotativos. Este es, exactamente, el mismo número de unidades de que disponían los dos sistemas de vacío utilizados con anterioridad a 2013. Sin embargo estos dos grupos de vacío daban servicio a 13 envasadoras, mientras que el nuevo sistema centralizado suministra vacío a 30.

Esto significa que la combinación de los dos sistemas antiguos, convertidos en un sistema centralizado de vacío, ha generado un ahorro de energía del 56%. El sistema de control del nuevo suministro de vacío está programado para activar y desactivar módulos según se requiera en función de la demanda. La distancia entre el sistema de vacío hasta cada una de las líneas de envasado puede ser de hasta 400 m. Las instalaciones de Westfleisch en Erkenschwick tienen un total de 1.300 m de tubería de PVC para el suministro de vacío grueso, medio y de termoformado.

Transcurridos diez meses de operación la dirección de Westfleisch expresó su completa satisfacción con el nuevo sistema de vacío y su confianza en que la decisión en favor de los sistemas Busch fue la correcta.Al margen del ahorro de energía, un factor importante en la decisión de usar sistemas Busch fue la disponibilidad de una completa gama de servicios a través de un mismo proveedor. Los especialistas de vacío Busch llevaron a cabo la planificación global del proyecto, diseño, construcción, instalación -incluyendo tuberías- y puesta en marcha del sistema.

Busch también ofrece un completo paquete de servicio, en el que asume la plena responsabilidad del sistema de vacío, lleva a cabo todas las tareas de mantenimiento y proporciona una respuesta inmediata en caso de producirse un fallo.

El mantenimiento se lleva a cabo por los técnicos de Busch sin paradas de producción, ya que los módulos de vacío individuales pueden desconectarse de la red de vacío y volver a conectarse una vez finalizado el servicio. Asimismo no se requiere el acceso de los técnicos de servicio a las áreas de producción, lo cual es una ventaja importante en la industria alimentaria por razones de higiene. Otra ventaja adicional de los sistemas de vacío centralizados es la ausencia de emisiones de calor, generado por las bombas de vacío, en las áreas refrigeradas de producción y envasado, lo que resulta en una reducción significativa de los costos de energía para aire acondicionado.


Categorías
¿Quiere saber más?
Póngase en contacto
con nosotros directamente (Busch Colombia):
+57 (1)3 09 92 12 Formulario de contacto