Eliminación de patógenos sin calor - El vacío permite la esterilización del plasma sin tener que recurrir a temperaturas elevadas

Eliminación de patógenos sin calor - El vacío permite la esterilización del plasma sin tener que recurrir a temperaturas elevadas

Con un plasma a baja presión, se puede eliminar con éxito los microorganismos incluso a bajas temperaturas. La esterilización del plasma mediante un sistema de vacío supone una alternativa rápida y respetuosa con los materiales en comparación con métodos tradicionales como la esterilización mediante vapor de agua caliente.
04_Hospital.jpg

Los instrumentos médicos se deben desinfectar antes de utilizar. En los hospitales, este proceso se realiza mediante la esterilización con vapor en autoclaves con presión incrementada. Los tratamientos alternativos utilizan calor seco, compuestos químicos tóxicos como el peróxido de hidrógeno o la radiación ionizante.

Sistemas de vacío para enfriar el plasma

La esterilización del plasma existe desde hace unos cuantos años y es además un método muy eficaz para neutralizar patógenos. Si el proceso se lleva a cabo mediante un sistema de vacío, no necesita temperaturas elevadas: con 60 ºC es suficiente para matar a los microorganismos. Como resultado, muchos materiales sensibles al calor, como plásticos o componentes eléctricos, se pueden esterilizar a través de este método. Esto es especialmente útil para dispositivos médicos delicados como, por ejemplo, los endoscopios. La esterilización del plasma también ofrece otras ventajas con respecto a los métodos tradicionales: el proceso es mucho más rápido que con los métodos térmicos, ya que solo dura unos minutos. Al contrario que los tratamientos químicos, no crea vapores ni residuos tóxicos o cancerígenos.

Iones perezosos

El estado de plasma, o lo que es lo mismo, el cuarto estado de agregación, se puede crear mediante gas o mediante una mezcla de gas y aire, al suministrarle energía. Dependiendo de la temperatura del proceso, se hace una distinción entre plasma caliente y frío.

Cuando el plasma prende fuego, las moléculas de gas se deshacen en iones y electrones. Si todos los parámetros de la reacción oscilan en el proceso, se forma un plasma caliente de gran energía. Por el contrario, el plasma frío se crea al proporcionarle la cantidad de energía exacta que necesita para que los minúsculos electrones se muevan y se calienten a temperaturas de unos miles de grados. Sin embargo, los iones pesados no se estimulan y, por lo tanto, permanecen calientes. Estos iones dominan la temperatura debido a su masa, lo que significa que la mayor parte del plasma se queda a temperatura ambiente. Se puede crear plasma frío más fácilmente en un sistema de vacío, ya que las partículas chocan con menos frecuencia a causa de su reducida densidad.

Eficiente contra los patógenos

Los plasmas fríos con una temperatura de aproximadamente 60º C se utilizan en procesos de esterilización. Se crean en un sistema de vacío a partir de una mezcla de gases que contiene argón combinado con hidrógeno, oxígeno o nitrógeno. El objeto se coloca en una cámara de proceso, que a su vez se evacua. A baja presión, el gas de proceso entra y se convierte en plasma a través de las microondas de alta frecuencia. Durante el proceso se crean las partículas cargadas, los radicales libres y los fotones que emiten rayos UV. 

El plasma obtiene su función esterilizadora a través de diversos mecanismos: La radiación UV intensa destruye la sustancia genética de los microorganismos, los radicales libres oxidan sus componentes celulares y el bombardeo de iones garantiza su destrucción mecánica. El material muerto se elimina a su vez de la superficie a través del efecto corrosivo del plasma. La complejidad de la esterilización del plasma hace que sea muy eficaz. Las bacterias que resisten a otras técnicas se eliminan completamente a través de este método. Además, los priones termoestables (los más conocidos fueron la causa de la epidemia bovina BEE) se pueden desactivar y eliminar a través de este método.

Busch proporciona tecnología de vacío para una gran variedad de usos de esterilización de plasma en las industrias médica, farmacéutica y alimentaria.


Vivimos acompañados de microorganismos en todo momento. Una persona sana alberga más de 100 000 millones de ellos en su propio cuerpo. La mayoría de los organismos son una parte importante de nosotros, por ejemplo, porque nos ayudan a digerir la comida o entrenan a nuestro sistema inmunológico.

El riesgo de infección en hospitales

Sin embargo, también hay microbios que causan enfermedades y pueden provocar infecciones graves. Por eso, es muy importante evitar que entren en nuestro cuerpo. Es necesario tomar precauciones especialmente en hospitales, ya que se abren nuevas puertas de entrada a los gérmenes patógenos al seguir un tratamiento. Por este motivo, los dispositivos e instrumental médico como endoscopios o cajas quirúrgicas se deben esterilizar antes de su uso. En una situación ideal, este proceso no solo elimina los gérmenes, virus y hongos, sino también sus correspondientes esporas, proteínas infecciosas, ADN y pirógenos.


Suscríbase al boletín "World of Vacuum"
Suscríbase hoy mismo y manténgase al día de las novedades del mundo de la tecnología de vacío.

SUSCRIBIRSE

¿Quiere saber más?
Póngase en contacto
con nosotros directamente (Busch Argentina):
+54 (0)11 43 02 81 83 Formulario de contacto