Robots de ordeño y la felicidad de las vacas

Robots de ordeño y la felicidad de las vacas

Gracias a estos robots equipados con tecnología de vacío personalizada, las vacas de hoy en día pueden controlar su rutina mientras el granjero duerme plácidamente.

Ordeñar una vaca es un proceso complejo y laborioso. En primer lugar, se limpian las ubres y se reduce la carga bacteriana con un ordeño preliminar. A continuación, se realiza el ordeño propiamente dicho con todas sus dificultades y se desinfectan las ubres una vez terminado el proceso. Es una tarea que se realiza en cada vaca, dos veces al día, incluidos fines de semana. Para mejorar la eficiencia, se lleva a cabo generalmente por la mañana temprano y por la tarde. Con los sistemas de ordeño convencionales, todas las vacas (o una gran parte de ellas) se ordeñan al mismo tiempo.

Desde el lanzamiento de los primeros robots de ordeño en los noventa, esta tecnología se ha ido mejorando para lograr una aceptación cada vez más extendida. Las máquinas no solo evitan madrugones a los granjeros, sino que también permiten que las vacas puedan disfrutar de una rutina más amena, porque lo cierto es que no todas las vacas producen leche al mismo tiempo todos los días.

Producción de leche autónoma

Con esta tecnología, la vaca puede utilizar el robot cuando considere que es el momento de ordeñar. La máquina está tan bien diseñada para el proceso que el animal puede meterse en el pequeño recinto del sistema de ordeño y recibir una recompensa. De este modo, la vaca entra en la cámara de ordeño por su propia voluntad. Un transpondedor detecta su presencia automáticamente y recompensa al animal con una ración de comida concentrada. El brazo de ordeño, que consiste en un bastón telescópico equipado con todas las herramientas necesarias, es el encargado de llevar a cabo las diversas etapas del proceso. 

Un rayo láser o un sistema de cámaras se encarga de detectar los contornos de la ubre. El brazo de ordeño limpia las ubres con un cepillo, realiza un lavado, luego las seca y coloca el recipiente para realizar el ordeño previo. Este proceso estimula el flujo de leche antes de proceder al ordeño propiamente dicho. En la última fase, se realiza la desinfección de la ubre. 

Succión a través de vacío pulsatorio

La aplicación de vacío en la pezonera extrae la leche de las ubres. Dicho vacío se genera a través de la bomba de vacío del robot y,en función de la configuración y de las preferencias individuales de la vaca, también puede simular la forma de succionar de un becerro. Por lo tanto, el animal se beneficia de este sistema de ordeño altamente personalizado. Les permite llevar una vida más normal y moverse libremente entre el granero y el pastizal. De esta forma, las vacas sufren menos estrés y se sienten más cómodas, lo que a la larga hace que produzcan más leche.

Los robots de ordeño también ofrecen muchas otras ventajas. Por ejemplo, la presencia humana disminuye de manera significativa, el rendimiento de cada vaca se registra automáticamente y, gracias a modernas tecnologías de IT y de comunicación, los robots transfieren la información para que esté disponible en línea y se pueda consultar con un ordenador o teléfono móvil.

Información sobre la salud del animal

La información que proporciona el robot también ofrece datos sobre el comportamiento y salud de la vaca. Se puede detectar hasta cualquier problema en las pezuñas de los bovinos, ya que el dolor hace que visiten menos la estación de ordeño. A su vez, se puede determinar la cantidad, temperatura y composición de la leche, así como el peso de la vaca.

Durante cada proceso, el robot mide también la conductividad eléctrica de la leche. Dado que se trata de una propiedad que depende del contenido en sal, un valor elevado puede indicar una posible inflamación de la ubre (mastitis). Como el valor normal cambia de una vaca a otra, con los sistemas de ordeño convencionales no es posible lograr una detección tan temprana. El robot puede comparar los valores individuales de cada vaca. También cuentan con un detector de color que permite identificar la sangre en la leche y eliminarla. 

Los fabricantes de robots de ordeño llevan utilizando la tecnología de vacío de Busch desde 1991 para generar el vacío necesario para el proceso de ordeño.


Suscríbase al boletín "World of Vacuum"
Suscríbase hoy mismo y manténgase al día de las novedades del mundo de la tecnología de vacío.

SUSCRIBIRSE

¿Quiere saber más?
Póngase en contacto
con nosotros directamente (Busch Argentina):
+54 (0)11 43 02 81 83 Formulario de contacto