Envasado de productos derivados del pescado mediante un suministro de vacío centralizado

Maulburg - Una empresa de especialidades de pescado ubicada en el norte de Alemania lleva elaborando productos de salmón ahumado en su nueva planta de producción desde principios de 2012. En la actualidad, el volumen anual de productos de salmón elaborados por la empresa es de 3.500 toneladas. Sin embargo, se espera que esta cifra aumente, ya que la fábrica se ha diseñado para soportar un incremento en la producción. Los productos derivados del salmón se envasan en una atmósfera protectora mediante un sistema de vacío centralizado suministrado por Busch. Los planificadores de proyectos deseaban contar con la tecnología de vacío más fiable y por ese motivo se decantaron por Busch. Las bombas de vacío Busch también llevaban muchos años utilizándose con éxito en un sistema de envasado ubicado en otra planta de producción.
Sistema de suministro de vacío centralizado en una sala auxiliar
Sistema de suministro de vacío centralizado en una sala auxiliar

Los productos derivados del pescado de esta empresa ofrecen una amplia variedad de especialidades, principalmente pescado ahumado. También se preparan productos de consumo frecuente derivados del salmón, la caballa, el arenque, el fletán y otros pescados y mariscos. Todas las especialidades de salmón ahumado se elaboran en su nueva planta de producción. Los principales clientes de estos productos son las cadenas de supermercados y las tiendas de comestibles de toda Europa. La nueva planta cuenta con dos líneas de producción, cada una de ellas para productos de salmón ahumado en frio o en caliente. El producto a envasar se mueve a través de tres líneas semiautomáticas en las que el producto final se transporta automáticamente hasta la estación de envasado, aunque el envasado en bandejas o en papel de aluminio se lleva a cabo a mano. La planta opera a dos turnos, por lo que el sistema de vacío centralizado está en funcionamiento 16 horas al día.

Al ser preguntado por el motivo de la centralización del sistema de suministro de vacío, el supervisor técnico contestó inmediatamente: «Los sistemas de vacío centralizados alejan las bombas de las áreas de producción y envasado, de modo que disminuyen el ruido y el calor que soportan los empleados. Además, las tareas de mantenimiento pueden llevarse a cabo de manera independiente en cada una de las bombas sin necesidad de detener el suministro de vacío y sin que el personal de mantenimiento deba entrar en las áreas de producción, lo que significa un plus en higiene».

Este supervisor acumula muchos años de experiencia con las bombas de vacío de paletas  rotativas Busch R 5 y aprecia su robustez y su fiabilidad. Durante el proceso de planificación de la nueva planta, ya quedó claro que el socio elegido para proporcionar los sistemas de vacío sería la empresa líder del mercado: Busch. «Hemos construido una planta increíblemente moderna en la que elaboramos productos de la máxima calidad —comentó—. Por eso, deseábamos contar con los mejores proveedores y evitar cualquier experimento».

Dos años de funcionamiento han servido para confirmar esta decisión: el sistema centralizado Busch ofrece un suministro de vacío fiable. Está instalado en su propia sala y se encuentra conectado a las tres líneas de envasado por medio de tuberías. Dos depósitos de vacío comparten la misma sala: el primero suministra un vacío bajo para evacuar rápidamente los conductos de la línea de envasado, tras lo cual se aplica un vacío alto desde el segundo depósito. El nivel del vacío alto determina la presión dentro del envase. Este tipo de diseño garantiza que las líneas de envasado siempre dispongan de suficiente capacidad de aspiración para trabajar a plena velocidad. Además, los sistemas de vacío centralizados presentan otra ventaja: se necesitan menos bombas de vacío que en los sistemas descentralizados. Las bombas de vacío centralizadas se controlan de manera individualizada, de modo que únicamente se activan las necesarias para cubrir la demanda del momento. 

Por otra parte, el tamaño de los productos que entran en las estaciones de envasado no es homogéneo, lo que introduce variaciones en los volúmenes y los tiempos de los ciclos de envasado. En la práctica, esto significa que la línea de envasado requerirá una capacidad de aspiración inferior a la disponible en el sistema de vacío, por lo que el controlador deberá parar las bombas que no sean necesarias para satisfacer la demanda. Por tanto, solo están en funcionamiento las bombas necesarias. De este modo, el consumo energético es considerablemente inferior al de los sistemas descentralizados. Estos últimos están conectados directamente a las líneas de envasado, de manera que no pueden detenerse de forma individualizada. Por consiguiente, funcionan siempre a pleno rendimiento, incluso cuando no son necesarios.

La nueva planta de producción se ha diseñado para soportar un incremento de la producción y, por este motivo, el sistema de suministro de vacío se ha dimensionado de modo que permita la conexión de, al menos, dos líneas de envasado adicionales sin necesidad de grandes modificaciones. El sistema comprende cuatro bombas de paletas  rotativas R 5 y dos bombas Roots Panda. Una de las bombas R 5 se emplea, únicamente, como unidad de reserva.

Todos los productos se envasan en una atmósfera inerte compuesta por dióxido de carbono (CO2) en un 70 % y nitrógeno (N2) en un 30 %. De esta forma, se mantienen las ventajas del envasado al vacío: se elimina el oxígeno y aumenta considerablemente el periodo de conservación del producto. Además, el gas inerte del envase evita que el producto se endurezca y se seque. También preserva el inconfundible aspecto del salmón recién ahumado, tanto si se presenta en forma de filetes como en lonchas.


Categorías
¿Quiere saber más?
Póngase en contacto
con nosotros directamente (Busch Argentina):
+54 (0)11 43 02 81 83 Formulario de contacto