Liofilización de alimentos

La liofilización se basa en el proceso físico de sublimación: en condiciones de vacío, el agua pasa de un estado sólido y congelado a vapor y el hielo se evapora. El producto que se va a liofilizar primero se ultracongela a una presión normal, generalmente, con gases criogénicos licuados. A continuación, se somete a vacío para que la humedad congelada del producto se sublime y se elimine en forma de vapor. De este modo, se extrae el agua de los alimentos sin necesidad de aplicar calor ni laboriosos procesos de secado que podrían provocar la pérdida de nutrientes, vitaminas o propiedades aromáticas.

La liofilización, sin embargo, apenas produce ningún cambio en estos ingredientes esenciales. Este método de extracción de agua únicamente provoca una ligera alteración de la estructura interna de los alimentos. Las células liofilizadas forman una estructura en forma de esponja con cavidades que absorben rápidamente la humedad cuando el producto se sumerge en agua. Lo ideal es que los alimentos liofilizados rehidratados apenas se distingan de los alimentos frescos.


Los granos de café y otras bebidas instantáneas, las especias o la fruta para muesli son algunos ejemplos de alimentos que se liofilizan. En algunas ocasiones, los alimentos liofilizados vuelan bien alto, ya que se incluyen en los paquetes de comida de los astronautas.


Las bombas de vacío de tornillo COBRA con funcionamiento en seco son especialmente aptas para la evacuación de las cámaras de secado de los sistemas de liofilización de alimentos: alcanzan los niveles de vacío requeridos sin necesidad de fluidos de trabajo y garantizan velocidades de bombeo altas en todo su intervalo de trabajo, desde la presión atmosférica al vacío límite.

¿Quiere saber más?
Póngase en contacto
con nosotros directamente (Busch Argentina):
+54 (0)11 43 02 81 83 Formulario de contacto

Productos relacionados

Standard News

Últimas noticias